Elqui Opinión

“Yo no soy Charlie”

Por: Juan Pinto Contreras; Ingeniero Constructor 

“No me gusta la palabra tolerancia, pero no encuentro otra mejor. El amor empuja a tener, hacia la fe de los demás, el mismo respeto que se tiene por la propia.” -Mahatma Gandhi.

Hay  algo  que  no  me  cuadra  en  esto  de  la  libertad  de expresión   que  enarbolan  los  franceses. Partiendo  por   condenar   la  reacción de  los  fundamentalistas, creo  que  la  libertad  de expresión  en  un  estado  de  derecho  no  debiera  tener  más  limites  que  los  que  el  propio  estado libre   y  soberanamente  se  da.

Pero  de  allí  a  burlarse  literalmente de  medio  mundo, de  forma  displicente, arrogante y  despreciable da  cuenta  de  lo  que históricamente  los  franceses han  sentido  por  el  mundo  del  Islam, y  por  el  tercer  mundo:  Un desprecio  arrogante. Basta  recordar la zona  en  que  partieron  haciendo  sus  ensayos  nucleares,  en  el  Pacífico Sur sin  que  nadie  les  dijera  nada y  de  cómo apoyaron la  vergonzosa  invasión  a  Irak.   Ahora   en  este  mundo   globalizado,   esta  libertad  de  expresión  tiene  el  límite dado nada  más  por  la  tolerancia  de  quien  se  sienta  ofendido.

En este  caso  ha  sido un  grupo  religioso  fanático  que  ha  reaccionado violentamente con   consecuencia  de  muerte. Sí,  porque el  fanatismo religioso  no  conoce  de  estado  de  derecho  ni  constituciones,  obedece  a  otras lógicas  y  da  la  casualidad  de  que   viven  entre  nosotros, en  este  mismo  planeta. No  podemos  imponerles  nuestra  moral,  nuestros  conceptos. Tienen cultura  distinta  a  la  nuestra, visiones  distintas. El  valor  de  la  vida  para  ellos  es  relativo  a su  dios, un dios que  es  intocable  intangible    e  irreproducible,  menos caricaturizable,  como  para  nosotros lo es  la  LIBERTAD, LA VIDA, LA DEMOCRACIA Y  AHORA  EL  DINERO, por  el  cual estamos  dispuestos  a matar; No  a  bombazos  pero  sí  aniquilando  al  otro solapadamente o  esperando  que  lo  hagan   por  nosotros  para  después  aplaudir  en  silencio, y  el  que  diga  lo  contrario    que  lo  demuestre.

Charlie Hebdo,   hace  sátira,  yo  creo  que  no. Porque  la sátira  es  alusiva    a un  personaje tangible,  es  decir a un ser humano  concreto, a  sus  actos  e  ideas  Lo  que se  hace  de  Alá   es  una  burla hacia  lo  sagrado  de  un  gran  número  de  personas,  medio  mundo  casi  y  con  ello  ganar  mucha  plata porque  ese  es  el  fin  de las  publicaciones A  los  franceses  no  les  gustaría  ver  como  con una  caricatura se  rieran  del  funeral  de  uno  de  los  dibujantes muertos y  mostraran su  cuerpo  despedazado, probablemente ya  lo  estén  haciendo en  algún  rincón. Es  que  al  mundo  occidental  le  gusta  la  Ley  del  embudo,  pero  con  un  embudo  bien  grande. Históricamente  ha  sido  así .Se  sienten  superiores    a  lo que  expresan  como  “la  no  cultura” y  resulta  que  de ese  mundo  llegó  la  matemáticas,  la  astronomía, la  física etc. Comenzar  a  aceptar  la  burla mordaz a  ese  nivel es aceptar  el  bulling hacia  personas  que  piensan  o  son  distintos a  nosotros, mientras les decimos  a  nuestros  niños  que  no  deben  reírse  de  sus  semejantes o  compañeros  de  curso. Actitud   ancestral  y propia de  nuestros amigos  europeos  y  que  hemos  adoptado  por  su  influjo  cultural. Por eso :  “YO  NO  SOY  CHARLIE  NICA”.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
หนัง JAV CENSORED หนัง JAV UNCENSORED หนังav subthai