Política

Irene Ramos, la concejala que centrará su mirada en el trabajo con las localidades de Vicuña

Su vida laboral la inició en el mundo agrícola, desarrollando desde muy joven otra de sus pasiones, la labor dirigencial a través del trabajo con juntas de vecinos y comité de allegados, a lo que se agrega su trabajo actual con pequeños mineros.

4 serán los nuevos rostros que a partir de este 28 de junio, se verán en el Concejo Municipal de Vicuña, de entre ellos Irene Ramos Romo, originaria de la precordillerana localidad de Rivadavia, aunque gran parte de su vida ha estado en el sector de Peralillo-El Durazno, y quien en las pasadas elecciones del 15 y 16 de mayo, obtuvo un apoyo de 391 personas, lo que que le permitirá estar en este espacio de deliberación de asuntos ciudadanos.

Hoy a sus 48 años, hace un recuento de lo que ha sido su vida tanto familiar como estudiantil y laboral,  lo  que le ha permitido ir definiendo qué áreas de su vida quiere potenciar. Fue madre por primera vez a los 16 años, con ayuda de sus suegros pudo salir adelante, en aquel entonces no pudo seguir estudiando embarazada. Hoy su hija mayor Silvia tiene 32 años, le sigue Raúl (24), David (22) y Pablo (12). Cuando sus tres  hijos mayores crecieron un poco, completó su enseñanza media y hoy sigue estudios de  Administración de Empresas.  “Ya tenía mis tres hijos mayores cuando saqué mi enseñanza media en el colegio valle de Elqui de Los Andenes, pienso que las personas todas somos capaces, solamente importan las ganas y el deseo de salir adelante (…) el recorrido más grande, más enriquecedor que he tenido porque conocí a mi gente, conocí todos los lugares del valle es el tema agrícola, recorrí desde Huanta hasta Marquesa trabajando en packing, en fundos, en viñas, se lo que es un raleo, un embalaje, no me queda grande, y ahora estoy trabajando en La Serena, en la Seremi de Minería donde trabajamos con los pequeños mineros”.

Desde el colegio Irene fue dirigente estudiantil, luego se interesó por los temas dirigenciales de su localidad y población donde estuvo 20 años vinculada a la junta de vecinos de El Durazno y también al comité de allegados, labor de la que no se desprende pues hoy participa del “comité del Progreso” que reúne a 100 familias de distintos sectores de la comuna. En su trabajo agrícola también fue viendo distintas realidades que la motivaron a postular, por segunda vez, a este cargo de elección popular. “Mi motivación principal es la gente, siento que cuando uno es Irene Ramos y toca una puerta muchas de ellas no se te abren, pero es distinto ser concejal, ser una autoridad de tu comuna que tiene que ser respetada como tal, y eso es solamente para tocar puertas para ayudar a las personas. Vi que la gente siempre tiene necesidades y ganas de hacer cosas y muchas puertas se le cierran, entonces estoy aquí por ellos, soy dirigente hace más de 20 años, llegué a un comité y siempre he tratado de salir adelante, no solo apoyo a mi población sino a toda la comuna, desde El Arrayán hasta Huanta he ayudado a mucha gente y creo que eso me dio el voto para poder salir concejal”.

La concejal electa insiste en que cuando ya asuma su cargo dentro del Concejo Municipal, su enfoque estará puesto en las personas, “el primer gran desafío es apoyar a la gente; el segundo desafío es tratar de compatibilizar con mis compañeros y trabajar en equipo, para mí es fundamental, porque yo creo que si todos remamos para un mismo lugar independiente de los colores políticos, independiente de nuestros ideales, Vicuña va a salir adelante. El desafío más grande es ayudar a los pueblos, especialmente a Rivadavia.  Yo tengo una deuda con esta localidad, yo me vine muy niña de allá, pero eso no significa que no voy a apoyar a Peralillo, o a los otros pueblos que tanto me han dado  en la vida”, aclara.

Este 28 de junio se renueva el Concejo Municipal con Kether Gómez, Rodrigo Alcayaga, Caroll Alcayaga e Irene Ramos, quienes se suman al trabajo que ya vienen realizando los concejales Cristian Pinto y Miriam Rojas.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba