Viña Falernia, la frontera norte de los vinos chilenos

Cristian Pérez Trujillo
Publicado por Cristian Pérez Trujillo julio 9, 2013 17:28

Viña Falernia, la frontera norte de los vinos chilenos

Enclavada en el valle de Elqui es una buena opción para quienes quieran degustar de los vinos de la Región de Coquimbo.

Un recorrido obligado en las vacaciones es el valle del Elqui, junto con disfrutar de su sol, tranquilidad, cielos y todo lo que rodea a la zona es insuperable. A esto se suma en la actualidad la opción de gozar de la degustación de vinos de excelencia y conocer sobre la industria vinícola, lo que se logra en la Viña Falernia.

Esta viña fue fundada en 1998 por Aldo Olivier Gramola, quien llegó desde Italia con sus padres en el año 1951 junto a otras 200 familias colonas. En 1974 comenzó la plantación de vides para la producción de pisco, donde años más tarde fundó su propia destilería de pisco que se convirtió rápidamente en el tercer productor en Chile.

El proyecto Falernia nació en 1995 después de que él se encontró con su primo Giorgio Flessati, un enólogo que trabaja en la región de Trentino-Alto del norte de Italia y juntos comienzan el desafío de poner una vinícola en el valle del Elqui.Bodega

La Viña Falernia cuenta en la actualidad con un potencial para la producción de excelentes vinos en esta zona. Es una innovadora iniciativa, pues esta viña es la finca vinícola más septentrional de Chile, pues se encuentra a una considerable distancia de las principales áreas vinícolas del país.

La fuerza impulsora ha sido la pasión por el vino y el reto de transformar una zona de desierto en un viñedo verde, con un enorme potencial para la producción de vinos de alta gama, valiéndose de las últimas tecnologías con el apoyo de distintos ingenieros agrónomos de las universidades chilenas.

Viña Falernia está situada en el valle del Elqui, entre La Serena y Vicuña, se accede a ella por la Ruta 41 a la altura del kilometro 52. Es la finca vinícola más septentrional de Chile actual, los suelos de los viñedos están compuestos en parte de los escombros que han surgido desde la cordillera de los Andes y arena derivada de los ríos. Si bien los suelos pedregosos con gravedad son considerados como pobres en la mayoría de los cultivos, sus cualidades excelentes de drenaje los hacen perfectos para la viticultura. El clima es semiárido, haciendo indispensable el riego por goteo durante los meses de primavera y verano, así es como los factores climáticos tienen una influencia decisiva en la calidad y el sabor del vino.

Con los majestuosos Andes como telón de fondo, los viñedos se benefician de las corrientes de aire frío que descienden de las altas montañas y que en la noche enfrían los viñedos, provocando un dramático contraste de temperaturas nocturnas y diarias durante la época de maduración, esto tiene consecuencia en la reducción de la respiración a través de los lixiviados y contribuyendo a la acumulación de azúcar en las uvas.images

Es así como la Viña Falernia, de tradición italiana, se abre a los turistas con la intención de que éstos puedan conocer de sus productos y del proceso que se realiza. La visitas son guiadas por un experto que explica cada uno los pasos que se realizan, junto con entregar información privilegiada con la historia de los distintos tipos de vinos que hay en la viña.

La viña se puede visitar de lunes a viernes, donde se puede realizar un recorrido por las instalaciones y conocer un poco más sobre el proceso de los vinos en esta finca. El contacto se puede realizar a través de su página web, www.viñafalernia.cl.

Cristian Pérez Trujillo
Publicado por Cristian Pérez Trujillo julio 9, 2013 17:28