El Último Canastero Elquino: “Don Tiuque”

Juan Carlos Robles
Publicado por Juan Carlos Robles junio 13, 2012 23:00

El Último Canastero Elquino: “Don Tiuque”

Don Cenobio González, “El Tiuque”, dialogó con el folclorista Juan  Carlos Robles, para detallar este oficio centenario en el valle, conversaión en la que se grafica esta tradición que se confeccionan con las cañas que crecen a la orilla del Río Elqui.

Quedando sin aliento al gritar la oferta y con sus canastos por la  única calle del poblado de Chapilca, encontramos a Don Cenobio, más conocido como “El Tiuque”. Este personaje típico de nuestros campos, es oriundo de Varillar, y tiene como un oficio que muestra con orgullo el de canastero y  yerbatero; actividad que  viene practicando desde el siglo pasado.

El mundo urbano que cada vez se acerca más a cada rincón canastero esta ya casi extinguido del paisaje de nuestros campos, otrora como decíamos el canastero era muy común en el Valle de Elqui, destacando el valioso arte artesano al confeccionar canastos  de caña y sauce los cuales eran utilizados en la vendimia y el las cosechas de duraznos, damascos, paltas y otros frutos típicos de nuestra tierra, antes del boom de la uva de mesa de exportación.

La tradición señala que estos artesanos confeccionaban a mano los canastos utilizando la típica caña que crece silvestre en las riveras del rio Elqui, como también utilizando los tallos del sauce llorón; también denominado ribereño. Estos canastos los hacían por encargo  y también en forma estándar, por  ejemplo los canastos para la cosecha de la uva pisquera eran redondos  y bajos, logrando cargar con unos 20 kilos de uva. Por otra parte, el canato brevero  era más pequeñito con un aro o asa para tomarlo y era especial  para la cosecha de brevas; de igual manera existía el canasto de guarda que era alto con  dos orejas o asas a los costados y era utilizado para guardar  cosecha seca, así como también para guardar ropa.

Nuestros emblemáticos canasteros recorrían grades distancias a pie por  campos y poblados  ofreciendo su mercadería a los ricos hacendados y a las dueñas de casa, siempre con su pregón a flor de labios, quedando sin aliento al gritar: “Canastos redondos para la cosecha, canastos breveros de guarda y enteros…  va  querer caserita…  me va a comprar el patrón?”.

Hoy por hoy este oficio como muchos otros están prácticamente extinguidos del paisaje del  Valle de Elqui y es por eso que  hemos querido rescatar  este personaje típico y  mostrarle  a  las nuevas generaciones parte de su ancestros que son genuinos personajes de nuestra cultura regional y que en Cenobio, más conocido como “El Tiuque” podemos adjudicarle el honor de ser…  “El Último Canastero.”

Juan Carlos Robles
Publicado por Juan Carlos Robles junio 13, 2012 23:00