Platos con historia elquina: “El Desbarrancado”

Juan Carlos Robles
Publicado por Juan Carlos Robles noviembre 5, 2016 09:12

Platos con historia elquina: “El Desbarrancado”

Por: Juan Carlos Robles 

Entre la variadas comidas del campo del Valle de Elqui, recuerdo una muy particular que conocí en mi niñez cuando mi abuelo Rogelio, se sentaba a la cabecera de la enorme mesa familiar y la abuela le servía un oloroso plato de cocho sanco con sal y guisado en una sartén, el plato era tan apetitoso y aromático que con solo olerlo se me volvían locas las papilas degustativas y me acomodaba al lado de mi abuelo con un platito chico para que convidara un poquito de aquel verdadero manjar del campo elquino.

Una tarde que mi abuelo estaba comiendo este plato, me conto esta historia:

– ¿Ud. sabe hijo por que por estos lugares este plato lo llamamos el “Desbarrancado”?

– No abuelo, respondí agrandando mis orejas ya que sabía que se venía una linda historia

– Bueno, dijo el abuelo, escuche lo que lo voy a contar…

– Esta comida que estamos sirviéndonos tiene su origen acá en los campos del Norte Chico de nuestro país, pero cuando nos “enganchamos” a trabajar en el caliche en las pampas salitreras del Norte, nos llevamos esta receta por sabrosa y energizante para que nos diera fuerza para luchar con el combo y el barreno en las duras calicheras. Le llamábamos “Cocho Sanco” y se hizo muy popular entre los pampinos.

Luego se nos vino la crisis del salitre y tuvimos que rumbiar nuevamente para nuestro terruno, yo era de Ovalle, pero no quise llegar por esos lados con la derrota a cuestas y me las enfile para este hermoso Valle de Elqui. Por acá me emplee como arriero de Don José Mercedes Canihuante, hombre adinerado con muchas tierras y miles de cabezas de ganado que debíamos arrear desde la Estancia de Ciciliano en la costa hasta la alta cordillera de Cochiguaz. En una de esas andanzas en que venía de la cordillera de dejar unos caballares en pastoreo, al pasar por el “Mal Paso” mi caballo resbalo y caímos en un profundo barranco, obviamente mi fiel compañero murió en el acto y yo quede muy mal herido con una pierna rota, pero vivo, no sé cuánto tiempo estuve ahí inconsciente y luego de recuperar el sentido comencé a dimensionar el problema que tenia y cómo iba a salir de él. Sentía muchas sed, hambre y dolor, pero como hombre duro en la pelea me olvide del dolor y comencé a buscar agua, afortunadamente en ese profundo barranco corría un hilillo de agua de una vertiente natural de la cordillera, ( estoy salvado) pensé para mis adentros, urge mis bolsillos y como buen arriero tenia en ellos una caja de fósforos, como pude me arrastre hasta el cadáver de mi fiel caballo y con júbilo vi que mis alforjas estaban aún atadas a la montura, yo sabía de seguro que tenían algo para comer ya que mi Anita, su querida abuelita, siempre diligente ponía lo necesario para el viaje a la cordillera y efectivamente allí encontré harina tostada, sal, grasa, una cabeza de cebolla, lo necesario para cocinarme un plato de cocho , pensarlo y hacerlo fue solo un mero trámite, con unas ramas de varilla brava encendí una fogata y me cocine un plato de cocho sanco en una fuente de aluminio toda abollada por el golpe, para mí fue un manjar de dioses que me salvo la vida, estuve comiendo cocho sanco cuatro días y cuatro noches hasta que llego mi compadre Osvaldo a rescatarme, ya que mi tardanza en volver al rancho lo alerto en que algo malo me había pasado y se las emplumo a buscarme.

Bueno hijo dijo el abuelo desde entonces a este sabroso plato de comida criolla se le empezó a llamar “El Desbarrancado”.

Receta my19004

Poner en una sartén, olla o cacerola el aceite, una vez que se caliente sofría en ella la cebolla a pluma y los dos dientes de ajo machacados. Agregue el ají de color, la pimienta, el comino, y la sal a gusto. Una vez frito los aderezos, vierta al sofrito dos tazas de agua hirviendo y con mucho cuidado y rapidez agregue espolvoreando con la mano, la harina tostada sin dejar de revolver para evitar que se agrume. Deje que se cocine por unos minutos a fuego lento, hasta que tome consistencia y cremosidad. Luego, retire del fuego, y está listo para servir, se puede comer solo, o acompañado de un bistec o bife frito de carne de vacuno o hígado, según prefiera. Ingredientes: 1/4 Kilo de Harina tostada de trigo fresca. 1 Cebolla cortada a la pluma bien fina. 2 Dientes de Ajo pelados y machacados. 2 cucharadas de aceite. 1 Cucharada de ají color. Pimienta, comino y sal a gusto. 2 tazas de agua hervida. Acompañamiento: Charqui machado, huevo frito, carne. o viseras.

Juan Carlos Robles
Publicado por Juan Carlos Robles noviembre 5, 2016 09:12