Historia de la Cooperativa Control Pisquero la más antigua de Chile en este rubro

Cristian Pérez Trujillo
Publicado por Cristian Pérez Trujillo noviembre 28, 2017 13:40

Historia de la Cooperativa Control Pisquero la más antigua de Chile en este rubro

Es la más antigua del país como cooperativa pisquera. En la actualidad está asociada con Compañía Pisquera de Chile S.A, perteneciente a Andrónico Luksic.

 La cooperativa Control Pisquero es la más antigua  en su tipo constituida en Chile. Fue fundada en mayo de 1931 por un grupo de agricultores del Valle del Elqui. Según lo declara Francisco Hernández, presidente de la Asociación de Productores Pisqueros A.G, todo comenzó con la creación de varias destilerías en 1870 en alto Elqui.

 Existían más de 10 familias que producían pisco desde Diaguitas hacia el interior. “Al llegarla siglo XX, cuando se produce la hecatombe del salitre, después la I Guerra Mundial, y luego la crisis económica mundial del año 30, se hizo la necesidad de poder asociarse. Previo a esto había ocurrido la brillante idea de realizar la Denominación de Origen para el pisco, la primera de América y la segunda del mundo, luego del Coñac”, sostuvo.

El impacto de la “gran depresión” se hizo sentir en la actividad pisquera chilena, hacia 1930, debido a que el tamaño de las más tradicionales empresas, que eran pequeñas y de tipo familiar, hacía difícil que pudieran subsistir en el nuevo ambiente económico; a consecuencia de lo anterior, en 1931, nueve empresarios del rubro decidieron unirse informalmente, a objeto de conseguir un “Control” en la producción y calidad del pisco que ellas elaboraban, estableciendo lo que se denominó la “Embotellación Única”.

 Al alero de todos estos antecedentes nace la Cooperativa Control Pisquero, que tal como lo dice su nombre, al comienzo buscar tener un “control” comercial y fijar el precio de la uva para que no fuera tan variable, porque cada una de las pisqueras chicas compraba a diferentes precios.

Según relata Hernández, la cooperativa Control  se fundó en La Serena, y en sus primeros años reunió a productores psiqueros de la zona delimitada por la D.O, es decir entre el valle de Copiapó y el valle del Limarí. “Esto fue caminando paulatinamente, con diversas cooperativas chicas que luego fueron desapareciendo. No así la Cooperativa Capel, fundada en 1938 en Paihuano, que ha sido la que se ha mantenido en el tiempo. Pero sin duda fue la década de 1960 que marcó positivamente a las cooperativas. Bajo las políticas económicas de Eduardo Frei Montalva, se le dio un fuerte impulso al cooperativismo, a través de CORFO, se dio financiamiento para la creación de plantas más eficientes. Se contó con personal de CORFO, hasta que quedaron en manos de los mismos cooperados”, explicó.

 En el periodo de 1970-1980 las cooperativas fueron intervenidas políticamente, en un primer termino por el gobierno de Salvador Allende y posteriormente por la dictadura de Augusto Pinochet.

 El año 1982, debido a la crisis económica del país, se marca un antes y un después en las cooperativas del país. En ese momento se estableció dejar el dólar a 39 pesos, sin moverlo. “En ese minuto la gente se comenzó a endeudar, los tragos importados eran más baratos que el pisco, por lo que se empezó a llenar de whisky, todo se hacía con licores caros importados. Luego de todo lo negativo que generó, el Gobierno impone un impuesto al lujo, que superaba el 70%. De ahí que el pisco tuvo su renacer, se instaló en el país, dejando grandes ganancias, debido al respaldó que recibió”, sostuvo Hernández

En ese año, 1983, la cooperativa  Control Pisquero tenía un 70% del mercado y Cooperativa Capel un 30%, pero surgió un episodio clave, que fue en el hecho que quebró la Cooperativa del Limarí, debido a los vaivenes de la economía, generando con esto la generación de alcoholes que hasta ese minuto no tenían destino. “Quien se apoderara de esos alcoholes, marcaría un antes y un después en el mercado. Cooperativa Capel se quedó con aquello,  a través de varias artimañas comerciales, de ese minuto la torta se dio vuelta en cuanto al dominio en el mercado”, recuerda.

 Este boom duró hasta finales de la década de los ’90, que fueron los mejores años de las cooperativas. Cuando se crean los tratados de libre comercio, marcó también un antes y un después en las cooperativas pisqueras, pues se exigió bajar el impuesto a las importaciones, con lo que también se les subió al pisco. “El hecho de ser cooperativa, nos libraba del impuesto a la renta, ahora nos cobran el 31,5% en impuestos. Entonces resumiendo, antes era un 23% por el ILA (impuesto ley de alcoholes), luefo subió al 27% al igualarnos al whisky, ahora con la ley de la renta, llegamos al 31,5%, si a eso le sumamos el 19%, más de la mitad de la botella de pisco la pagas en impuesto”, detalló.

 Debido a la baja que ha tenido la comercialización del pisco, por los diferentes aspectos de la economía, entre ellos la inserción de agua ardiente peruana, conocida también como pisco, la Cooperativa Control Pisquero comenzó a buscar alternativas de supervivencia, entre ellas la posibilidad de fusionarse con Cooperativa Capel, según recuerda Roberto Salinas, gerente saliente de Capel.

Esto sucedió a fines de la década de 1990, lo que finalmente no se concretó, aunque había sido aprobada por la Comisión Preventiva Central  una de las autoridades chilenas antimonopolios de la época.

 Sin embargo, en el año 2005 se tomó la determinación y se asoció con la Compañía Cervecerías Unidas, formando la Compañía Pisquera de Chile. Aporta la uva de unos 700 cooperados, en unas 2000 hectáreas, de los cuales un 90% son pequeños agricultores de los valles de Huasco, Elqui, Limarí y Choapa.

En marzo de ese año CCP estableció una asociación estratégica con la  CCU, a objeto de desarrollar el negocio pisquero, mediante la producción y comercialización de pisco chileno y otras bebidas alcohólicas elaboradas sobre la base de pisco.

El acuerdo entre CCP y CCU (directamente y a través de su filial Pisconor S.A, contempló un joint venture para constituir una nueva sociedad anónima:  la Compañía Pisquera de Chile S.A, a la cual las partes aportaron activos, marcas comerciales y pasivos.

En un inicio, la Compañía Pisquera de Chile fue constituida con una participación de un 66% de CCP y de un 34% para CCU, a través de Pisconor. Posteriormente CCU adquirió un 46% del capital accionario; así las cosas, en conjunto, CCU y Pisconor poseen el 80% de la Compañía Pisquera de Chile, mientras Pisco Control mantiene el 20%.

En la actualidad la cooperativa sigue funcionando sólo como productora de uva, mantienen un contrato de abastecimiento. Entre los productos están los piscos Control, Mistral, Campanario, La Serena, Ruta Norte, entre otros.

Más de 8 décadas de vida

En el año 2016 se celebraron 85 años de la existencia de Cooperativa Control Pisquero. Durante el encuentro se recordó la historia de dicha cooperativa, la más antigua del país, que fue fundada en 1931 por un grupo de nueve agricultores. Actualmente, suma a más de 700 productores de los valles de Copiapó y Huasco en la región de Atacama, y los valles de Elqui, Limarí y Choapa en la región de Coquimbo.

Se destacó también que en sus más de ocho décadas, Control ha debido sobreponerse a diversos escenarios y cambios políticos, sociales, económicos, climáticos y tecnológicos. “Frente a las dificultades, nunca hemos perdido la esencia del cooperativisimo y hemos seguido trabajado con el objetivo de potenciar el desarrollo productivo de nuestros asociados. En el último tiempo, hemos enfrentado una devastadora sequía, elevados costos de producción o eventos imprevistos como la irrupción en el mercado de otras industrias”, resumió su presidente, Rodolfo Camposano.

“Estos 85 años están marcados por una gran tradición en nuestra zona, como es la producción de pisco que hoy no sólo se instala en el mercado chileno, sino también en el mundo. Sabemos que el pisco chileno está en el alma de la región y creemos que el Gobierno debe seguir potenciando la investigación, los procesos de comercialización y productivos, además de trabajar estrechamente con la cooperativa y con toda su gente”, resaltó el alcalde de Paihuano, Hernán Ahumada, comuna en donde se instala una de las plantas más emblemáticas, como lo es Pisco Mistral en Pisco Elqui.

Uno de los hitos en la historia de esta cooperativa fue su asociación con CCU, que dio origen a la creación de la Compañía Pisquera de Chile (CPCh), actualmente el mayor actor de la industria del pisco chileno.

El gerente general de CCU, Patricio Jottar, destacó positivamente esta alianza. “En estos once años de asociación entre la Cooperativa Control Pisquero y CCU, a través de la Compañía Pisquera de Chile, hemos logrado el liderazgo en la categoría de piscos, pasando del 40% de participación de mercado en el año 2005, al 53% el año 2015. Además, hay que destacar el amplio portafolio de marcas de preferencia con el que contamos, donde destacan Mistral, Campanario, Control C, La Serena y Horcón Quemado”, resumió.

 

 

Cristian Pérez Trujillo
Publicado por Cristian Pérez Trujillo noviembre 28, 2017 13:40